miércoles, febrero 14, 2007

ESTRATÉGICA ICAR...

ESTRATÉGICA ICAR...

En mi articulo titulado "La ICAR y el negocio del SIDA", publicado en
http://www.federacionatea.org/documentos/icarsidatito241206.mht
empecé diciendo: "En las políticas de la 'santa sede' no se da punto sin lazada: siempre se esconde, en las manifestaciones-declaraciones-reivindicaciones-acciones llevadas a cabo por el clero, la irrenunciable y arcana estrategia de obtención de beneficios y réditos -imposibles de conseguir de una forma diáfana "socialmente correcta". Por ello nos cuesta trabajo, a los observadores del comportamiento de ese colectivo, atinar a las primeras de cambio con las verdaderas intenciones ocultas en sus actitudes socio-político-morales y los canales por los que discurren sus maniobras."
Viene ahora al caso repetir lo dicho, pues en una reciente "actuación en público" el inefable (¿mejor, nefando?) cardenal Rouco Varela lo viene a corroborar totalmente: "Rouco reclama la vigencia de los acuerdos Iglesia-Estado... de la Constitución Española de 1978...".

LA INOCENTADA
El ignorado ciudadano de a pié, paradójicamente el menos atento a estas cosas y, a la vez, el que más contribuye al sostenimiento de todas las instituciones, dio por cierto el que los recientes acuerdos entre el Gobierno Español (Gobierno, que no Estado propiamente...) y la "santa sede", en materia económica y educacional, se habían zanjado de manera satisfactoria para ambas partes, así que "todos contentos, y borrón y cuenta nueva" como epílogo de 'inquietantes' desavenencias (aunque algunas "ensordinadas" voces manifestaran disconformidad). Las sonrisas de los representantes de la CEE y del "Legislativo" Español al termino de esos acuerdos así parecían indicarlo... pero resulta que tales sonrisas, muy parecidas, encerraban sin embargo una significación completamente distinta: mientras las de sus señorías reflejaban el alivio de quitarse de encima, al menos parcialmente, el peso de unos compromisos electorales, las de los de la CEE camuflaban la satisfacción de haber, una vez más, conseguido engañar a unos bobos, por tres vertientes: a), la "resignada" obtención del incremento de las aportaciones dinerarias por parte del Estado; b), el logro del cierre "inamovible" (¿?) de las negociaciones a través de un "diplomático" 'canje de papeles' para remachar la faena; y c), la consecución de la rebuscada posibilidad de, una vez libres de la incómoda y peligrosa contingencia de verse con el culo al aire ante la perspectiva de tener que enfrentarse a la postergadísima autofinanciación y los amagos de embestida laicista del Gobierno socialista, pasar a la siguiente fase de poner en cuarentena definitivamente (¡que sus reverencias son capaces de ello y más!) a un vacilante Ejecutivo facilón, "fácil de domeñar y gobernar", camino de la revalidación de los lamentables acuerdos del 78/79 tan extraordinariamente favorables a la ICAR, ¡cómo no!... Bien justificada tienen aquella bellaca sonrisa de oreja a oreja sus eminencias, sus subeminencias, sus sosubeminencias y el resto...

OPERATIVIDAD TÁCTICA
Resumiendo la estrategia de la CEE: Objetivo: reforzar la telaraña que limita los movimientos del Ejecutivo, y simultáneamente ensanchar su propio campo operativo; Acción: presentar el señuelo de la "cesión" de unos cuantos privilegios para, desde una posición ahora más privilegiada y a cubierto de posibles diligencias bravuconas de sus señorías, poder acotar las maniobras del Gobierno en el sentido de rodear las disposiciones 'infranqueables' de los acuerdos 'internacionales' España-"santa sede"; y acto seguido, proceder a la reclamación del cumplimiento de esos anticonstitucionales y antidemocráticos "acuerdos internacionales" de tan vergonzosa iniquidad... ¡anda que no tiene migas, la cosa!

MÁS PROSPECCIONES
Y ahí lo tenemos, al rampante arzobispo de Madrid metiendo ahora la varita prospectora en las fauces de nuestra sociedad para ver como estamos de jugo gástrico, porque bien sabe que unos estómagos sensibles no digieren cualquier cosa, ni a base de aceite de oliva refinado ni a base de bombo y platillos... Y lo hace en representación de todo su colectivo, claro está, aunque, de levantar alguna polvareda con tal reclamación , ya saldrán sus colegas de oficio afirmando que "si lo dice, será porque le asiste la razón para decirlo, y esa es su opinión muy personal"... (¿se nota aquí la "sutileza" de este tipo de afirmaciones?... Tendremos los demás que esclarecerlo: esa "su opinión muy personal" incidirá sobre la razón de la "reclamación", o bien sobre "la razón que le asiste para decirlo", según el lado de donde soplen los vientos...o según regurgiten más o menos los estómagos de los ciudadanos de a pie... Así se expresa el santo clero bendito y artero: siempre con dos vías de escape...).

REGRESO AL FUTURO
Pues bien: en el caso de que nuestros políticos "gobernantes" estén dudando en mover ficha, por aquello de que "un voto vale más que..." y no están los tiempos para desperdiciarlos, o más bien porque no tienen las "fichas" que hay que tener... no estará de más traer a este escrito unas sugerencias que se vienen oyendo por ahí, ya que "vox pópulo, vox cojonuda". Espero y deseo que el Gobierno de esta España tan campechana atienda a la voz de sus paisanos:
¿Quieren ahora los curas poner en marcha esos acuerdos del 78? Pues vale.
¿Quieren poner la religión como la asignatura nº 1 en todos los currículos escolares, académicos y universitarios? Pues vale.
¿Quieren que sea la religión católica la única y verdadera y que el Estado la comulgue y la proteja? Pues vale.
¿Quieren que el Estado Español les preste toda la colaboración posible? Pues vale.
¿Quieren que todos los ciudadanos seamos católicos, apostólicos y buenos? Pues vale.
¿Quieren que cuidemos nuestras raíces con agua bendecida? Pues vale.
En cambio, y en cumplimiento del apartado 5 del artº II del Acuerdo entre el Estado Español y la Iglesia Católica firmado en el Vaticano el 3/1/1979 bajo la responsabilidad de Juan Carlos I y Juan Pablo II; y transcurridos ya más de 28 años desde esa fecha sin que la Iglesia Católica demostrara el más mínimo interés en administrar sus inconmensurables recursos económicos en el proceso de autofinanciación admitido en el citado apartado .5 ; los españoles queremos y exigimos que el Gobierno de España cese inmediatamente toda aportación económica a la ICAR, lo mismo en el concepto de asignaciones como de dotaciones, donaciones y subsidios, y que dicha Organización proceda desde ya a su total autofinanciación, presentando en el Ministerio de Hacienda de España y sus Delegaciones toda la documentación anual requerida para el correcto seguimiento de sus operaciones financieras. A cargo del Estado Español, en la cuestión de la "colaboración económica" con la Iglesia Católica, quedará el pago del salario al personal encargado de la limpieza exterior (calzada y aceras) de los edificios destinados al culto.
Esto queremos los españoles, que es de justicia y no es mucho pedir. Y a ver cómo se las apaña esa mafia…

En fin, una última sugerencia (ésta, de mi parte) a sus señorías: estaría bien que cada diputado, cada senador, cada ministro colgara en sus despachos, en sus pasillos, en sus casas, en sus habitaciones sendos cuadros representando a un J.Mendizábal, a un B.Espartero, a un P.Madoz... Quizá ese simple gesto contribuyera a la construcción de un formidable futuro para España, en contraposición a un regreso al desastroso pasado propuesto por Rouco Varela, esa criatura maquiavélica...



Tito Augusto
www.vidatea.blogspot.com
www.federacionatea.org

jueves, febrero 01, 2007

EN POCAS PALABRAS

EN POCAS PALABRAS

¡Jeje! Hay cosas que, aparte de ser indignantes de per se, no dejan de provocarme la risa... aunque sea una risa triste.

En el Boletín Digital nº 97 de la FIdA ( www.federacionatea.org ) se recoge un articulo publicado en

http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=15476

que viene a corroborar "oficialmente" lo que llevo yo constatando desde hace años, y que ya publiqué el 2/12/2006 en éste mismo blog
http://vidatea.blogspot.com/2006/12/por-la-laicidad.html (en el apartado "Muy brevemente")

En el susodicho articulo de "aciprensa" se puede leer:

(...)
"El semanario explica que "tampoco ayuda la escala de valores reconocida": "El 43,7 por ciento de los encuestados reconoce ubicar su felicidad en la salud; el 23,7 por ciento en el dinero; el 18,9 por ciento en la familia y sólo el 2,5 por ciento coloca a Dios como su principal fuente de felicidad".
"De forma inconsciente, casi intuitiva, los valores biológicos (salud), humanos inframorales (el dinero como símbolo de prosperidad y éxito) parecen estar por encima de los valores morales (familia) y religiosos (Dios)", señala el responsable de la Fundación, Joaquín Saldaña, quien añade que los valores religiosos "no anulan los demás valores morales, ni los sustituyen, sino todo lo contrario".

Verdaderamente, este tal Joaquín Saldaña tiene que estar extremadamente robotizado, programado con X bites de estupidez, o bien ser un arribista de mucho cuidado que no se sonroja ni le tiembla la palabra imputando a los encuestados (el pueblo...) una "forma inconsciente, casi intuitiva" (¿animalismo?...) en la humana elección de los elementos que consideran prioritarios para la consecución de su propia felicidad, muy por encima de "el hecho religioso y sus valores morales". Ignora este individuo que los autenticos valores 'morales', ajenos del todo al "hecho religioso", fueron los que conformaron a las sociedades primitivas y las llevaron a su supervivencia, su evolución y desarrollo en los entornos más hostiles. Ignora este "caballero" que, mucho antes de que el concepto de una divinidad "omnimoda" hiciera estremecer a la Humanidad cavando los hondos fondos donde todavía se tallan los "valores" que minan la Convivencia, ya la "moralidad social y personal" estaba inscrita en los códigos de conducta que propugnaban exactamente las obligaciones y los derechos individuales y sociales -los derechos y las responsabilidades inherentes al bien estar, la paz y la concordia- de forma consciente, razonada...
Y ciertamente ignora tambien este hombre, así como otros miles de su "clase", muchas otras cosas que estan "por encima de sus valores morales y religiosos" y que se rigen por los Imperativos de la Vida -que son los que verdaderamente existen y que ningún valor religioso podrá jamás suplantar. ¡jJamás! ¡Jamás!

("Jamás", digo. Pero... ¿y cuando nos veremos libres de este tipo de "ovejunos-lupinos" depredadores/carroñeros, como Joaquín Saldaña? ¿Jamás?...)

domingo, diciembre 31, 2006

LA ICAR Y EL "NEGOCIO" DEL SIDA

Se confirma: El sida, ¡otra fuente de ingresos para la Acción Católica!

En las políticas de la 'santa sede' no se da punto sin lazada: siempre se esconde, en las manifestaciones-declaraciones-reivindicaciones-acciones llevadas a cabo por el clero, la irrenunciable y arcana estrategia de obtención de beneficios y réditos -imposibles de conseguir de una forma diáfana "socialmente correcta". Por ello nos cuesta trabajo, a los observadores del comportamiento de ese colectivo, atinar a las primeras de cambio con las verdaderas intenciones ocultas en sus actitudes socio-político-morales y los canales por los que discurren sus maniobras.

Seguramente, de "horrorosa perversidad" me van a tildar esos eventuales curiosos que me lean, a quienes les han colocado desde la cuna unas anteojeras religiosas de difícil extirpación. Pero la perversidad no es mía, señores: mía es tan solo la constatación de unos hechos que más tarde o más temprano se dejan ver en toda su cruda realidad. Y sigo:

Estará todavía muy presente en la memoria de todos la versión católica de la "obra social" de la llamada "Madre Teresa de Calcuta"... Pero, de los varios millones de dólares provenientes de patéticas expresiones de caridad "para la Obra de la Santa Madre Teresa" (y puestos a buen recaudo en diversos Bancos mientras los verdaderos destinatarios de tales donaciones, míseros, macilentos, putrefactos, carentes de asistencia medica y alimentaria, iban pereciendo miserablemente "reconfortados" por la demencial "Madre Teresa") ¿sabéis con qué "tajada" se ha hecho la 'santa sede' a título de "administradora" de los "'óbolos para los pobres de la Madre Teresa"?... De malvados va la cosa sacra, cuando de sacrílegos nos tachan a los que no comulgamos con la hipocresía...

En el capítulo "condones sí, condones no" en la defensa contra el sida, al no detentar la 'santa sede' el monopolio de la producción y distribución del artilugio su estrategia fue simplemente la de prohibir irrevocablemente el uso de la gomita, blandiendo todas las represoras estupideces susceptibles de ser asimiladas por las gentes. Con ello mataba dos pájaros de un solo tiro: por un lado frenaba el enriquecimiento de la competencia en el mercado de los preservativos, con lo cual podría hacerse, a través de los inescrutables planes divinos, con la parte de los dineros de los compungidos creyentes "desviada" de la compra de los profilácticos; y por otro lado garantizaba la pervivencia de la inmunodeficiencia en muchos millones de 'individuos desechables', cuya existencia seria a la postre la razón de ser de unas millonarias recaudaciones caritativas debidamente canalizadas en altos porcentajes hacia las arcas insaciables de la tesorería vaticana.

O sea que, resumiendo: contra el "condón", la postura de la ICAR no se ha fundamentado jamás ni en preceptos morales, ni en el derecho a la vida, ni en la dignidad de la persona, ni en la sacralidad del matrimonio, ni en las Cartas de Derechos Humanos, ni en leches. Eso sí, su ojo avizor para los negocios sucios queda, una vez más, y con toda impunidad, bien patente...

Y aquí está: lo de "a la postre" ya lo tenemos a la vista, confirmándose, pues, que el sida es otra fuente de ingresos para la 'Acción Católica' ¡y con la mínima inversión! :

http://www.padrepatricio.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1913

sábado, diciembre 02, 2006

POR LA LAICIDAD

POR LA LAICIDAD, ACCIÓN GENERAL ¡YA!

Amigas, amigos: ya se ve la punta de la mecha que más o menos pronto hará saltar por los aires el polvorín de la conciencia laica ante la inoperancia, o mejor dicho, la cobardía política de nuestros gobernantes en la defensa de los valores cívicos y laicos propios de una autentica Democracia sin camuflajes de ningún tipo.
Ya empiezan a manifestar "a las claras" sus propósitos avasalladores esas organizaciones religiosas que vienen, desde que han surgido, confundiendo, deformando y pisoteando el concepto de armónica convivencia ciudadana en toda su bondad. Ya no les basta a esas organizaciones el disfrute de una muy discutible "libertad religiosa"(*) de la que se sirven para manipular la voluntad de los crédulos e, incluso, de los estamentos políticos, sino que, con un inmenso desparpajo, exigen la satisfación de unas reivindicaciones desde todo punto de vista abusivas, por injustas e inmerecidas, invocando para ello el peso y costes de unas intervenciones sociales, educativas y espirituales que no resistirán, honestamente, un cuidadoso proceso de auditorías y examenes sociológicos, humanísticos, antropológicos... Ya se apuntan, las aludidas organizaciones, con toda la tranquila desfachatez de quienes se otorgan, sin tenerla, una "autoridad moral", a la partición y usufruto de los dineros públicos; a la paridad en los derechos a la enseñanza general de sus dogmas y doctrinas; a la disponibilidad de cuerpos docentes a expensas del erario nacional; a la financiación, a cargo del Estado dicho "aconfesional", de sus libros de adoctrinamiento... y poco faltará (¡no me extrañaría!...) para que reclamen perentoriamente, para cada calle de cada pueblo de esta polícroma geografía hispana, la construcción "gratis" de sus templos de oración y recogimiento espiritual...
Por eso, antes de que puedan consumarse tales despropósitos, debe la sociedad consciente conjurar a todos los representantes de los colectivos laicos y afines, indivíduos e instituciones, para contraponer a la sospechosa (o, cuando menos, decepcionante) debilidad del Gobierno Español la fuerza de la decisión verdaderamente social (contraria a la de unos cuantos grupos) de instaurar en todas las instituciones académicas, como princípio fundamental de convivencia, una enseñanza general laica, cultural y emancipadora, a la que acompañe la educación pública cívica y humanista-arreligiosa en todos los niveles, indiscutiblemente demandada por las reales necesidades humanas colectivas.
¿Y cuales son, específicamente, esas reales necesidades humanas "colectivas"? Pues, por encima de todas, el respeto a la persona dentro del grupo, y el respeto al grupo dentro de la sociedad; la aceptación de la diversidad cultural, étnica, social, sexual, ideológica (política y de creencias); la igualdad de derechos en todos los ámbitos y sectores que conforman la vida pacífica en sociedad; el conocimiento y la garantia de las libertades, deberes y derechos contemplados en los ordenamientos constitucionales; el respeto y atención de todas las instituciones de servicio público; la asimilación intelectiva y disfrute de los principios laicos y democráticos, implícitos en todo lo anterior; el respaldo de las convenciones internacionales sobre los Derechos Humanos, etc., etc., por citar algunas entre otras más.
A estas reales necesidades suelen seguir oponiendose contumaz y sibilinamente (¡que es lo suyo!) las jerarquias religiosas, pero en tal esfuerzo se les va lo poco de sensatez que algún día han podido tener... (¡que no la han tenido jamás, según se ve en su propio historial!...), de tal suerte que ya una gran parte de la ciudadanía de nuestros tiempos empieza a fruncir el ceño, los ojos semicerrados, alertada por una creciente consciencia de sus valores y de sus derechos, expresando su hartazgo de proclamas que huelen a hipocresía, de absurdas evocaciones esotéricas, de afirmaciones catastrofistas, de desplantes de "baja cuna y alta cama", de taimadas distorciones de lo evidente, de pueriles e incongruentes lucubraciones; emanado todo ello "con mucho amor y espíritu de solidaridad" desde los púlpitos o en forma de conferencias, de cartas "pastorales", de encíclicas... y era de esperar, objetivamente y en consecuencia, que nuestros conciudadanos dejen asomar ya "la punta de la mecha" de una tremenda potencialidad revulsiva, muy posiblemente propensa a eclosionar incontroladamente en un momento dado en respuesta a unos acuerdos Estado-religiones de tamaña e inquietante ambigüedad laico-política-religiosa, como los que vienen firmando los apocados gobernantes nuestros...
En estas cicunstancias, es deber ineludible y competencia irrenunciable de las asociaciones laicas el encauzar toda esa potencialidad en la reconducción de la "cosa religiosa" al ámbito meramente personal o grupal, de modo a que la tal "cosa" no pueda involucrar ni a las instituciones públicas ni a la sociedad en su conjunto en los mecanismos de su artificiosa subsistencia.

En una sociedad presuntamente dicha laica y democrática cuyos niveles de bien estar social se vienen incrementando sensiblemente en los últimos tiempos, es un desatino considerar el factor religioso como un actor co-partícipe en ese incremento de los niveles de bien estar, toda vez que tales niveles se miden, técnicamente y al fin y al cabo, por el poder adquisitivo de los ciudadanos, y conciernen exclusivamente a las coyunturas económicas (materiales, portanto, que no religiosas...) que satisfagan las demandas de la sociedad en lo que a las realidades prácticas se refieren, incluyendo el amparo asistencial, las prestaciones sanitarias, los cuidados hospitalarios, el sostenimiento de la enseñanza pública (¡que no es adoctrinadora!...), la formación profesional, la atención a la infancia, a los ancianos y a los jubilados, etc., etc. Por ello, no será difícil demostrar que un país será socialmente más estable y más feliz cuanto más elevado sea su nivel de bien estar social, independientemente de ideologías que pueden ser inconformistas o no, e independientemente de disposiciones personales receptivas a las creencias religiosas o no - pero, desde luego, que no impliquen ni la renuncia ni el deterioro de las libertades logradas, sin las cuales no es viable el soñado y merecido "bien estar social".
Otra cosa es que proclamen estar implicadas en este proceso las instituciones religiosas o de carácter religioso, y concretamente la Iglesia católica a través de las declaraciones de sus jerarcas y otros, que se otorgan el status de benefactoras espirituales y materiales de esta sociedad democratizada y atribuyen a sus intervenciones sociales el ahorro de muchos millones de euros en favor del Estado (circunstancia esta que todavía está por demostrar de manera fehaciente; porque, de momento, tan sólo sirve para minimizar, frente a la platea popular, las multimillonarias cantidades que sacan al erario público, que es de todos los ciudadanos...), intentando, con ello, no sólo justificar la necesidad de su existencia sino, amparandose en estas circunstancias y por encima de todo, llevar a la ciudadanía a la aceptación de su invariable programa político al que llaman "fé en el señor", pese a que el actual papa, Joseph Ratzinger, sostenga la mentira de que "la Iglesia no es y no desea ser un agente político".
En el caso de la Iglesia Católica propiamente dicha, que es la organización más intervencionista que jamás haya existido, la consigna dominante emanada arcanamente de su sede, en forma de "política subliminal" (¡y ya no tanto!), es la de, por todos los medios, fundar y sostener a perpetuidad un "Estado autonómico" (las Conferencias episcopales...) dentro de cada Estado Soberano (¿?). Sus credenciales proponen y propugnan la "Espiritualidad"; su caballo de Troya es "Dios"; y, sin duda una pieza importantísima, su campo de reclutamiento (y/o de abono...) es la "Educación religiosa".
____

Muy brevemente:
a) - Pregunta: ¿se cuestionaran alguna vez los teóricos de la Filosofía, de la Sociología, de la Etnología, o de la Teología en fin, por citar algunos, hasta qué punto tiene importancia la Espiritualidad en la consecución del bien estar social de los pueblos?... y/o ¿qué relevancia tiene la Espiritualidad frente a las concepciones pragmáticas que rigen ese proceso?... La respuesta está en la calle, en las prioritarias preocupaciones de los individuos y parece que no admite controversias, resumiendose en una sola palabra: NINGUNA;
b) - Pregunta: ¿está presente, de modo preferente, el concepto de "mandamientos de Dios", a la hora de perfilar esas preocupaciones prioritarias entre los ciudadanos conscientes de sus responsabilidades individuales y sociales?... Pues veamos: *trabajo*...; *trabajo estable y con remunerción adecuada*...; *salud*...; *vivienda*...; *libertades*...; y de forma más bien aleatoria: *família, amigos, diversión, estudios, paz, vehículo motorizado* ... y, hasta aquí, ni rastro de referencias a tales "mandamientos"; en posiciones algo remotas es cuando aparece alguna alusión al "hecho religioso". La respuesta es NO.(**)
c) - Pregunta: ¿es la educación religiosa en los centros escolares garante de la enseñanza de las libertades democráticas que atañen al respeto a la dignidad de las personas?... Veamos, nuevamente: el capcioso lenguaje tropológico revestido de "mitos y leyendas" empleado en la enseñanza de la religión obedece a los principios dogmáticos y doctrinarios contenidos en la educación religiosa que son, además de consabidamente alienantes, netamente coercitivos, liberticidas y adulterantes de las realidades sociales, puesto que sostienen, al amparo de unos "preceptos morales" de muy dudosa sociabilidad y humanización, sendas contravenciones a las libertades y derechos reclamados por muy variados sectores de nuestra sociedad; contravenciones esas manifestadas en el constante rechazo de las bregadas conquistas sociales y en las repetidas distorciones de los progresos científicos en pro de la justícia y la salud de la humanidad. Lógica y objetivamente, la respuesta sólo puede ser una: NO.
____

Las afirmaciones emitidas desde las prelacías, y luego asimiladas y plasmadas y reiteradas por la ingenuidad de los creyentes, de que "más del 80% de los españoles son católicos" (en el intento de magnificar, así, la validez de sus desplantes políticos) conforman la plataforma en que se restriba la cínica picardía clerical para atreverse a contrariar y a refutar la pura lógica del simple sentido común, además de incitar a conductas de desobediencia a las Leyes promulgadas por el Gobierno de un Estado soberano...
No obstante, cuando los ciudadanos "descubran" que no les pasará nada por exteriorizar sus verdaderas convicciones religiosas, y la libertad de su conciencia democrática les indique cual es el comportamiento sociable correcto y el que no en el seno de una sociedad democratizada y laica, es posible que tengamos por seguro el que ese hipotético 80% de la población invocado por los obispos como de "identidad católica", se reduzca inexorablemente al 15% atestiguado, hoy por hoy, según fuentes aún no del todo creíbles, por las solas personas que todavía asisten cada domingo a los ritos de esa religión... Y tampoco es válida la estúpida e insistentemente reclamada "herencia cristiana" en la que sustenta la Iglesia Católica sus espurios "valores morales": muchos siglos de contubernios palaciegos, de infinita hipocresía, de vituperables acciones "evangelizadoras", de perversidad y depravación ética con total desprecio de la condición humana, es lo que ha llegado hasta nuestros días; esa es la famosa "herencia cristiana" refrendada por nuestra historia y que nos viene persiguiendo desde la cuna...

Ahora bien: las acciones aisladas de justas reivindicaciones llevadas a cabo por las asociaciones laicas y las personas que se sienten comprometidas con los valores del laicismo, en España, aunque apoyadas por firmas de otras entidades congéneres o individuales por medios informáticos estan, al parecer, sometidas a la contingencia del "borradas de un plumazo" incluso antes de llegar a las agendas de sus señorías nuestros políticos, que son quienes oyen y desoyen los planteamientos de la sociedad, obrando o no en consonancia, según les vaya...
En duros años de desencanto e indignación se vienen traduciendo esas aisladas acciones a través de conferencias, encuentros, protestas, entrevistas, articulos en prensa, ensayos, libros, etc. etc., ora promovidas por Europa Laica, ora por Granada Laica, ora por Ateus de Catalunya, etc., y ¡"seguimos en las mismas"!, dado que, desde la Transición y a pesar de la Transición (...) los Gobiernos de España se han mostrado remisos, cerrados en una opacidad política desesperante, rehuyendo expurgar esta sociedad nuestra de las absurdas ingerencias e influencias de ese pseudo Estado autodenominado "Santa Sede"...
De esta constatación (y teniendo en cuenta la imposibilidad de perescrutar los verdaderos pensamientos, intereses y temores determinantes de las actuaciones de nuestros políticos...) se genera la pregunta: ¿necesitan sus señorías un espaldarazo clamoroso que les haga sentirse políticamente bien arropadas en la toma de decisiones últimas definitorias, de una vez por todas, de la condición irreversible de un Estado Español autenticamente laico, arreligioso E INDEPENDIENTE?... Tambien aquí parece que la respuesta solo puede ser una: SÍ, sus señorías lo necesitan! Y probablemente lo estan deseando, como se desea "lo que se desea"... según lo que podemos recoger de algún "ex abrupto" (que no exabrupto) de nuestros representantes políticos, compelidos por la personalísima "rebelión" de una reprimida orientación laico-democrática...

Pues entonces, he ahí la sorpresiva clave para promover de inmediato un "levantamiento" laico-democrático en todo el país, que exija, sin más dilaciones de transferencia a otro espacio/tiempo, la total desvinculación entre el Estado y la Iglesia y la erradicación definitiva de la ingerencia de las instituciones religiosas en las decisiones del Gobierno: que en cada ciudad, en cada pueblo, en cada mes, en cada semana se haga oir al unísono la voz del pueblo a través de manifestaciones constantes, incansables, irreprimibles, que trasciendan, incluso, las fronteras de nuestro país y convoquen decididamente a las otras asociaciones laicas europeas, en una expresión máxima de la emancipación laica y cívica del pueblo, de todos los pueblos. La asunción de la responsabilidad del cambio de la deplorable situación actual de esta laicidad frustrada, por corrompida y pisoteada que vivimos hoy, la depositan los políticos en nuestras manos, por lo que se está viendo. Si realmente somos conscientes de este hecho, no necesitamos de más argumentos para emprender la acción decisiva y definitiva. "Unidos venceremos", es la consigna popular. Y el pueblo somos todos. Que se eleve el clamor de los explotados, expoliados, engañados y hasta vilipendiados, que somos nosotros, por encima de esas desvergonzadas voces de unos colectivos notoriamente antidemocráticos que quieren seguir explotandonos, expoliandonos, engañandonos y hasta vilipendiandonos impunemente.

Tito Augusto
www.federacionatea.org
www.vidatea.blogspot.com
***************
(*) Recogido, con la debida venia, en "Objetivos Estratégicos - b) Legislación", de la página web de la UAL (Unión de Ateos y Librepensadores):

(...Son objetivos de la UAL...)
"La reforma radical de la Ley Orgánica 7/1980 de Libertad Religiosa para transformarla en una nueva Ley Orgánica de Libertad de Pensamiento, de Conciencia y de Religión en consonancia con el contenido del artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948, del artículo 9 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales de 1950, y del artículo 10 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000, o en su defecto, para transformarla en una nueva Ley Orgánica de Libertad Ideológica, Religiosa y de Culto, que se ajuste al espíritu del punto primero del artículo 16 de la Constitución, que dice
Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
y que permita equiparar los derechos de las organizaciones religiosas con los que se otorguen al resto de asociaciones, en virtud únicamente de las características específicas de sus actividades y en relación proporcional con su contribución al bienestar general y al progreso de la sociedad, y no por su condición religiosa; poniendo especial atención en suprimir los privilegios específicos de cualquier confesión en particular."

(**) Conclusiones obtenidas personalmente a través de un estudio llevado a cabo durante más de cuarenta años, y todavía vigente, constando de una sóla pregunta: "¿En qué orden estableces "tus" prioridades, en el desarrollo de "tu" vida?". Los "preguntados" jamás han sido seleccionados ad hoc (ni "a dedo"): todos de mayoría de edad, han compuesto siempre un abanico de culturas, de nacionalidades, de niveles de vida, de ideologías, de costumbres, de edades, de creencias...
Que no se afane el lector en achacarle a esta exposición un carácter demasiado simplista, donde brillan por su ausencia la profundidad filosófica, la ostentación erudita, la tenebrosa verborreya metafísica, la sinuosa explanación sociológica, y todo eso y más: las cosas sencillas, como las verdades de la vida que se vive en el día-a-día, se exponen simplemente, con sencillez... facilitando su digestión, aunque a unos cuantos se les atraganten...

viernes, octubre 06, 2006

¡APOYEMOS LA INICIATIVA DE IU!

He estado buscando opiniones sobre las razones que llevaron al Gobierno de España a mentirnos acerca de las bondades del reciente acuerdo Estado-ICAR, referente a "una parte" del proceso de autofinanciación de esta última. Y, por increíble que parezca, no encontré ni una sola. Nada. Algunos, poquísimos, comentarios y críticas pro y contra de ese acuerdo es lo más que pude encontrar, como si lo "otro" se tratara de una cuestión de ínfima importancia ...

Por otro lado, de los verdaderos términos de las negociaciones de tal acuerdo-pacto nadie se ha enterado más que los directos intervinientes, usando estos de un secretismo tal que pone en evidencia su temor a que una elucidada opinión pública rugiese clamorosamente contra ese tipo de "apaño" entre las dos Entidades, ahora visiblemente hermanadas en la amañada persecución de sus respectivos objetivos -los cuales,¡hay que decirlo muy alto e insistentemente!, se plantean de modo claro en contra de los objetivos de un auténtico Estado laico, permanente y atento garante tanto de las obligaciones como de los derechos, sociales e individuales, de toda la ciudadanía.

Sin embargo, lo que urge hoy no es propiamente analizar "las razones" del Gobierno ("la Política tiene razones que la Razón no alimenta ni sostiene"...), sino considerar las incongruencias, las falsedades, la injustícia y la inconstitucionalidad del susodicho Acuerdo, acuerdo-pacto, o trato-estafa, o complot o como por bien se lo denomine.

De hecho, las decisiones de un Gobierno que, en el intento de justificarlas, se escuda en la mentira, son, ya de per se, inconstitucionales, tanto más cuando esas decisiones afectan de modo tremendamente negativo a los intereses, en varios ámbitos, de, ¡por lo menos!, casi un cuarto de la ciudadanía (consultese el último Barómetro del CIS, de Julio pasado: "no creyentes", 12,4%; "ateos", 6,9%; "N.C.", 1,8%; total, 21,1%) que representa unos diez millones ¡por lo menos! de personas adultas y responsables, quienes rechazamos, justificadamente, cualquier fórmula de financiación de una sibilina organización religiosa que insiste en coartarnos nuestras libertades y en pisotearnos nuestra dignidad -por eso que, hasta hoy, y esgrimiendo sus alegatos de una hipocresía sin fondo, no se ha "dignado" adherirse a las convenciones internacionales que buscan protejernos... (¡Por algo será!...) (*)

Pero es ya del conocimiento público el que un grupo parlamentario, por los vistos aún no implicado en las tramoyas de los pasillos sino más bien ciertamente comprometido con los valores cívicos y laicos de nuestra sociedad, ha decidido contraponer razones de peso -¡que muchos desconocen!- a la aceptación del Acuerdo que la Srª Vicepresidenta del Gobierno, con inaudito desparpajo, pretende hacernos admitir que es serio, y además "muy bueno para todos" -que es el dicho que suena ahora por los corrillos sin que se ose identificar quienes son esos "todos"...

El Grupo Izquierda Unida, que a este me refiero, va a emprender las acciones necesarias para que el Gobierno reconsidere, rectifique y sanee su actual proclividad al "síndrome del avestruz", particularmente en lo que se refiere a las "financiaciones religiosas", al gordísimo problema de la "vivienda para todos" y a la tan manida Educación que no empieza de una vez a ser humanamente laica y dirigida ¡por fin! al desarrollo cívico e intelectual de todos los ciudadanos. Unas cuantas y muy determinadas enmiendas en los Presupestos Generales del Estado y/o, "en su caso", el recurso a los Tribunales de Justícia, va a ser el camino a recorrer para que se hagan realidad las realidades acalladas en este Acuerdo tan alegremente celebrado por nuestro Ejecutivo y la cumbre episcopal...

Por ello, apoyar decididamente esta iniciativa de IU, y otras de semejante envergadura de interés social, procedan de donde procedan, es una toma de posición inteligente que define, con total transparencia, el carácter y la responsabilidad de toda persona voluntariosamente implicada en la reconstrucción y emancipación de nuestra sociedad, tan agobiada por las liberticidas influencias de religiosidades cada vez más innecesarias...

Tito Augusto
Miembro de la FIdA, Federación Internacional de Ateos
www.federacionatea.org
www.vidatea.blogspot.com

* * *
(*)CONVENIOS NO FIRMADOS POR EL VATICANO
Supresión de la discriminación basada en la sexualidad,
Supresión de la discriminación basada en la enseñanza,
Supresión de la discriminación basada en el empleo,
Supresión de la discriminación basada en la profesión,
Protección de los pueblos indígenas,
Protección de los derechos de los trabajadores,
Protección de los derechos de las mujeres,
Contra los genocidios,
Contra los crímenes de guerra,
Contra los crímenes contra la humanidad,
Contra el apartheid,
Por la supresión de la esclavitud,
Por la supresión de los trabajos forzados,
Por la supresión de la tortura,
Por la supresión de la pena de muerte.

martes, septiembre 26, 2006

EL 0,7%

¡Se acabó! Me entristece profundamente tener que decirlo, pero ¡se acabó!

El ténue hilito que sostenía una especie de ingenua esperanza, se rompió. "0,7%", se llama el destrozador de los restos de aquella perspectiva de una justas decisiones políticas esperadas por tantos millones de españoles...

Nuestro Gobierno, poniendo al día y haciendo suyo el "puedo prometer y prometo" del Adolfo Suarez de la transición, acaba de poner en evidencia, definitivamente, la fantasmagoría latente en las promesas que adornan llamativamene los programas electorales de los partidos políticos. "En resumen: vamos a proporcionar a todos los ciudadanos las condiciones necesarias para una vida digna, con un programa que atiende a las demandas sociales en un marco del respeto a la igualdad, la libertad y la justicia en un Estado de Derecho...ese es nuestro compromiso..." etc., etc., etc., es la cantilena que, a modo de "declaración jurada de intenciones", ha seguido encandilando al electorado que quita y pon a los Gobiernos, llevandole a la concepción de unas esperanzas que pronto empiezan a disiparse en su mayor parte... Y el actual Gobierno, atenido al despreciable canon de la filosofía política que aconseja "lo políticamente correcto", y, por los vistos, carente de los atributos hispánicamente exhibidos por el toro ese publicitario que nos acecha en las carreteras del Estado, ha decidido ir parcheando las cosas mal hechas en vez de deshacerlas del todo y poner en ejecución, en las cuestiones de fondo, unos ordenamientos de vanguardia "socialmente correctos" acordes a los compromisos programaticos suyos que nos generaron tantas ilusiones... De las esperanzadoras y aplaudidas primeras decisiones de este nuestro Ejecutivo al inicio de su legislatura, han pasado sus señorías a aplicar una de cal y dos de arena en unas medidas de tan extraordinaria trascendencia tales como, entre otras, las referentes a la vivienda, la LOE... y ahora incluso "esto" del 0,7% del IRPF de "unos cuantos"(?) para la ICAR...

A veces, uno se rie para no llorar... porque los que hoy se estan riendo de verdad, en privado y descaradamente no tan en privado, son los de esa multinacionalizada y multimillonaria ICAR que, en España, van a ver aumentados sus ingresos a cuesta de la "inocencia" de unos Administradores que pretenden extender esa "inocencia" a todos los ciudadanos, quienes, esforzada y honrada y confiadamente, tratamos de aportar al "bote" de la Hacienda Pública la correspondiente parte impositiva de nuestros rendimientos...

Porque de esto se trata: el "bote" es público, general, de todos, y se destina a sufragar los gastos requeridos por las demandas de todos los segmentos públicos, interesados en el bien estar de toda la ciudadanía. Entonces, ¿qué es esto de que unos cuantos contribuyentes determinen el destino de una parte del "bote", que es común, a otros fines que no son los del interés general?¿Pero qué es esto?... ¿Tiene nuestro Gobierno algún "motivo especial" para permitirlo?... ¿Habran sus señorías considerado que eso del "notorio raigambre" o de la "importante acción social" es la llave para que algunas organizaciones accedan a las finanzas del Estado en la forma de decidir que hacer con nuestros dineros?... De ser así, pronto vamos a tener ahí exigiendo "su" parte al decano Deportivo de Huelva, puesto que el "notorio raigambre" no le falta, y la "importante acción social" se la viven y disfrutan incansablemente sus socios, sus simpatizantes y sus seguidores incondicionales...(y hay que tener en cuenta que el Depor paga todos los impuestos que le caen, se supone...).

Pero ¿habrase visto tan candida incongruencia?: en nombre de todo un Gobierno de toda una Nación, sale a la calle toda una Srª Vicepresidenta y nos dice, a nosotros, sus votantes (y a los otros tambien), ciudadanos y ciudadanas de a pié: "El Gobierno ha llegado a un acuerdo con la Iglesia Católica. ¡Es un acuerdo muy bueno!: le hemos quitado la financiación a la ICAR! A partir de ahora, en vez del 0,52% del IRPF de los creyentes, sólo le daremos el 0,7%, ¡ni un euro más!, y tendrá que pagar el IVA. Así, quedaran las cuentas mucho más claras. A partir de ahora, que se las arregle la ICAR con lo que saca del bote, a través de los creyentes, o sea, cuantos más creyentes tenga más chupara del bote, y ya está. Y dentro de unos años... ¡ni eso!" (*)

Esto, a mí me da una idea: la proxima vez que vaya de compras al "Super" y vea junto a la "Caja" una hucha de la Cruz Roja (¿ICAR?...), le diré a la señorita cajera (suele ser una señorita, muy maja ella, cuando no está con mala uva): "Señorita, de este dinero con que le pago saque ud. un 10% para la hucha, que estan los pobres que trinan!", y tan pancho... y tan amigos!...

Y lo de la hucha me trae a la memoria lo siguiente: no hace mucho, en una de esas mesas "caritativas" para recojida de donativos, tambien para la Cruz Roja (¿ICAR?...), y regentada por una señora marquesa rubia y muy pintada, me dice la Señora Marquesa, una que tiene un montón de tierras allí por Guadalajara, Cuenca y hasta casi Teruel: "¿Un eurito sólo? ¡Venga, buen hombre, no sea tacaño!..." y le pregunto yo: "Bueno... y ud. ¿cuánto aporta?" y va ella y me contesta "¿Yo? ¡CINCO EUROSSSSSS!" ¡Desvergonzada rácana!...

Bien: lo cierto, y para terminar, lo cierto es que muchos millones de ciudadanos confiabamos en la buena y judiciosa administración de la Administración Pública, pero jamás, no lo dudo, jamás esperaríamos que nuestro Ejecutivo se decidiera a institucionalizar una "barra libre con acceso al bote de la casa", dado que ya encabeza la cola, invocando un tal "0,7%", el sr. Riay Tatary, quien es ni más ni menos que el Presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España; y naturalmente le seguirá el sr. Fulano representante de la Comunidad Judia; y el sr. Beltrano "el manda más" de los Testigos... y está para ver cuando algún representante de los más de diez millones de "no creyentes" la emprenda, alegando lo que hay que alegar y exigiendo lo que hay que exigir: ¿qué postura asumiran sus señorías en y desde sus respectivos sillones?...

A la "hombradía" del toro de marras nos encomendamos todos...
****
Nota aparte (con intríngulis): en el Barómetro de Julio 2006 respecto a la intención de voto, nos dice el CIS:

Voto directo en la encuesta (en %)
PSOE 31,5 - PP 21,0
Votos blancos 4,1 - Abstención 12,7 - No sabe 16,0 - No contesta 3,4

La suma de estos últimos supone un 36,2% de los "votos posíbles no definidos"... y la pregunta que se me ocurre es: ¿hasta cuando se va a mantener esta tendencia? y ¿tendran algun peso en las urnas - y en qué sentido...- esos más de diez millones de "no creyentes" que, natural y lógicamente, no apoyamos el insufrible despropósito de las "financiaciones a las religiones", ni "otras" financiaciones, ni la raquítica LOE, ni... ni... ni... ?...

Tito Augusto
Miembro de la FIdA, Federación Internacional de Ateos
www.federacionatea.org
www.vidatea.blogspot.com
********
(*) "...es un acuerdo muy importante que sienta las bases definitivas para avanzar en el camino de la autofinanciación de la Iglesia Católica en España".

"... este acuerdo viene sin duda a introducir mayor transparencia al sistema y, además, vincula los ingresos de la Iglesia Católica, de manera directa y expresa, a la voluntad de los contribuyentes."


"...esta fórmula supondrá un cambio que consiste en que a partir de ahora esa financiación estará en función de los contribuyentes. Por tanto, eso será una cuestión de la Iglesia y los contribuyentes, quienes serán los que determinen cuántos recursos financieros quieren allegar a la Iglesia."

lunes, septiembre 11, 2006

CARTA ABIERTA

A propósito de la “Fundación Europa”


Carta abierta de la Federación Internacional de Ateos (FIdA) al Presidente del Parlamento Europeo, Sr. D. Josep Borrell.


Estimado Presidente:

Leemos con cierta alarma que se ha creado recientemente la Asociación para la Fundación Europa, que está auspiciada por el Vicepresidente del Parlamento Europeo, Mario Mauro, y por el Vicepresidente de la Convención de Cristianos por Europa y Director del Departamento Político Europeo, Giorgio Salina, entre otros.

Esta asociación pretende tener como objetivos la promoción de la doctrina social de la Iglesia en las instituciones comunitarias, e impulsar el dogma católico y la mención de confusas raíces históricas y culturales en la redacción del documento de la futura Constitución Europea, un texto que nos afectará a todos por igual, con independencia de nuestras creencias o criterios personales.

Por ello, dada la clara intención de promover e incrementar las influencias religiosas en unas instituciones laicas por definición, queremos exponerle algunos planteamientos que entendemos de notable relevancia:

1. El Catecismo de la Iglesia Católica, en su canon 2.266, reconoce el justo fundamento del derecho y deber de la legítima autoridad pública para aplicar penas proporcionadas a la gravedad del delito, sin excluir el recurso a la pena de muerte, dejando así abierto el camino a la justificación de crímenes religiosos o de Estado. Tal artículo contradice tanto la Carta de Derechos Fundamentales de la UE (art. 2) como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que por otra parte no ha sido hasta ahora asumida por el Estado Vaticano, al considerar sus dirigentes que tales derechos emanan de sus leyes divinas.

2. El Estado Vaticano no es miembro de la Unión Europea ni tampoco es un Estado democrático, aunque mantiene un conocido empeño en que la UE se imponga como herencia cultural una religión que paradójicamente se originó fuera de nuestro marco geográfico.

3. La doctrina jurídica de ese Estado respalda la homofobia y rechaza la igualdad de la mujer.

4. Distintos escritos de capital relevancia en la historia y legislación canónica de la religión católica implican la declarada intención del estamento vaticano de supeditar las distintas soberanías nacionales a la legislación de su doctrina social y de su moral política. Le transcribimos, como ejemplo, el extracto de un reciente estudio sobre la necesidad de la confesionalidad del Estado realizado por un reputado intelectual católico contemporáneo:

La Iglesia ha sostenido siempre que los Estados deben rendir culto público y colectivo a Dios y ajustar sus leyes a las de Dios (…) Pero por razones de prudencia política no lo ha exigido siempre ni en todos los países con la misma intensidad. Nunca la Iglesia ha querido forzar las cosas en naciones donde la Religión Católica es sensiblemente minoritaria; ha preferido ceder como mal menor. Pero esa es la doctrina o “tesis”, con fuertes apoyos en la Sagrada Escritura (…). Por defenderla, los católicos españoles de antaño han vertido ríos de sangre (…). La aceptación del hecho del pluralismo religioso es una “hipótesis” de trabajo, y nada más. Es una situación defectuosa de la cual hay que salir.

(José Martín Brocos Fernández, sociólogo, profesor de la Universidad San Pablo CEU, de Madrid, en revista Arbil, nº 102, marzo de 2006).

5. Igualmente, la doctrina católica no permite la libertad de conciencia ni de religión, derechos fundamentales de nuestro ordenamiento jurídico y del de todos los europeos.

Comprendiendo que resultaría abusivo relatarle todas y cada una de las controversias que se suscitarían si tal espíritu católico, u otro de similares criterios, llegase a arraigar en nuestras instituciones, dado su claro sesgo antidemocrático, le rogamos defienda de la mejor manera posible ahora -y previendo también para el futuro- los principios laicos de nuestra Unión, tomando en cuenta la relevancia de los puntos que hoy le exponemos.

Sin duda, la iniciativa llevada a cabo por varias organizaciones laicistas y humanistas europeas en apoyo de una Carta Europea de Laicidad, que complemente la Carta de Derechos Fundamentales en base a la neutralidad de las instituciones en materia religiosa, sería un acertado antídoto frente a este tipo de pretensiones.

En la confianza de que nuestra alerta sirva a los fines declarados del Parlamento Europeo, y a la espera de las decisiones políticas que usted al respecto entendemos debiera impulsar, quedamos a su entera disposición,


Federación Internacional de Ateos (FIdA)
http://www.federacionatea.org
coordinador@federacionatea.org