martes, enero 31, 2006

Era: Proyecto de Manifiesto de la FIDA*

Proyecto...

1 - Exposición del Pensamiento Ateo (PA) en su vocación mundialista y actualizado, absteniéndose de citas a nombres y teorías de unos señores ateos muy ilustrados que, hasta hoy, no han conseguido acallar los reclamos religiosos ni transmitir siquiera un soplo de esperanza y de confianza a los desesperados millones de gentes religiosamente manipuladas y políticamente marginadas.
* * *
A un indígena de las Américas, de África, de Asia, le importa un pimiento lo que dijo el sr. Fulano de Tal, por muy humanista, racionalista, libertinista o lo que sea que haya sido y hablado respecto a las doctrinas liberticidas.
Lo que le interesa es poder comprender el lenguaje de unos principios que 'hablen' de sus anhelos, de sus esperanzas, de sus realidades, de sus derechos, y en contra de toda forma de abusos de quienes les han tenido desde 'siempre' alevosamente engañados y desvergonzadamente despreciados. Lo que le interesa es que 'los de siempre' dejen de explotarlos miserablemente y empiecen a considerarlos 'sus iguales' en la condición común de 'seres humanos'. Lo que le interesa es llegar a poder hacerse oir tanto como todos los demás en defensa de sus propias circunstancias. Lo que le interesa es poder vivir dignamente, sin la angustia de no tener un trozo de pan para los suyos y para sí, ni una casa donde vivir. Lo que le interesa es ver, sentir, que sí existen otras gentes completamente dispuestas a luchar a su lado para conseguir una paz sin penurias, una vida sin incertidumbres y una convivencia sin temores.
Todo esto, debidamente definido y aclarado, es lo que debe conformar el PA. en sus proclamas antirreligiosas y prosociales más allá de sus consideraciones filosóficas o, cuanto menos, paralelamente a estas.

2 - Breve, pero incisivo y rigoroso, análisis de las coyunturas político-religiosas actuales, sus consecuencias en la vida de las sociedades y el presuntivo rol del PA en la consecución de la erradicación de ideas, usos y 'tradiciones' que sistematicamente se oponen a la emancipación de la Persona.
* * *
Es del todo rechazable el 'sistema' de castas vigente en la India y otros lugares, por ejemplo, o la discriminación política y social a que son sometidos los aborígenes en las Américas, por ejemplo, independientemente de su proclividad a la humildad y a la servidumbre astutamente desnaturalizadas, fomentadas y explotadas por los religiosos. E igualmente es del todo rechazable la injerencia de las religiones en los programas de enseñanza y en la política de los Estados con el único objectivo de ir garantizando su propia subsistencia y sin el más minimo interés en minorar las necesidades de los desvalidos, como en los casos de su manifiesta colaboración oportunista con los criminales regímenes dictatoriales de cualquier signo, por ejemplo, o cómo en el caso de la horrorosa despersonalización de las gentes en el mundo árabe, por ejemplo, o el mantenimiento de 'recursos' esclavistas en el uso de niños en los trabajos y en las guerrillas en todo el mundo, por ejemplo, y todo ello bajo las consignas de "obediencia, resignación y fé para mayor gloria de las divinidades", por ejemplo...

3 - Justificación de la imperiosa necesidad de reunir en una FIDA a las numerosas organizaciones y grupos de ateos bajo el techo de un PA que, en alguna de sus vertientes, satisfaga las exigencias de colaboraciones eficaces en la consecución de "una voz cantante y sonante" en la toma de decisiones justas en los conciertos sociales, en cualquier parte del mundo.
* * *
Si en dos o tres o cuatro países se hizo notar la colaboración de asociaciones ateas en las reivindicaciones llevadas a efecto por determinados colectivos, sufriendo la congoja de la incertidumbre de la consideración de sus anhelos, ello demuestra la 'valencia' del ateísmo en el contexto social muy a pesar del relativamente poco eco de sus declaraciones de principios. Ahora bien: es sabido que "de la unión nace la fuerza"; y de haber estado ya debidamente configurada e institucionalizada una FIDA , no habrian sido solamente unos cuantos millares de voces dubitativas pidiendo una decisión justa para sus reivindicaciones sino muchos millones de voces exigiendo firmemente el respeto a todos los derechos de esos colectivos y el justo reconocimiento de la dignidad y de las libertades de las personas.
Por otro lado, para su avance y como contrapartida a la propuesta de claudicación de las religiones, el ateismo no tiene más que una opción: despojarse de esa especie de confinamiento celular en que se mueve y constituirse en una potencia política (o 'político-filosófica', si se quiere) capaz de enfrentarse y vencer a todas las atávicas doctrinas contrarias a cualquier movimiento de renovación de los conceptos de convivencia sana, plural y respetuosa. "De la unión nace la fuerza", en efecto, y ese debe ser el proposito de la FIDA en un llamado a todas las organizaciones, asociaciones, grupos e individuos de convicciones ateas.

*FIDA, Federación Internacional de Ateos