lunes, febrero 06, 2006

EL "HOMO SAPIENS-LORO"

La inmensa mayoria de los animales tienen la capacidad de aprender lo que les sabemos enseñar, y tambien pueden experimentar, y lo exteriorizan, un notable "sentimiento de vanidad".

Un loro, por ejemplo, es capaz de reproducir fonemas "propios" del lenguaje humano, al punto de conseguir articular más de trescientas y pico palabras "nuestras", a base de repetidas y atentas escuchas. No conoce el significado de las palabras que no esten relacionadas con "objectos" o con "acciones" que "le" interesan, pero las pronuncia. No rechaza afirmaciones ilógicas, porque carece del discernimiento para ello. No discurre sobre la significación de frases que oye, pero las repite. Y las repite y repite... y lo hará con tanta más frecuencia cuantas más "alabanzas" reciba, por aquello del "sentimiento de vanidad"...
De todo eso es capaz un loro, y lo admiramos por ello. Lo triste es cuando el Hombre actua como un loro...
TA