martes, febrero 21, 2006

EL PORVENIR DE AYER

A Luigi Cascioli

EL PORVENIR DE AYER

¡Ya vislumbro ahora, y no tan lejos,
si bien entrecortado a veces
por nubarrones sueltos, algo espesos,
el porvenir de ayer
de aquél de mis anhelos viejos
casi utópicos, traviesos,
de llegar un día a ver
la sacrosanta iglesia desmentida,
agobiada,
reprimida,
agotada,
malherida,
derrotada!...

Tito Augusto