miércoles, febrero 01, 2006

"...feta només amb ganes de fotre..."

En el ciberforo de una entidad de la Comunidad Valenciana, tuve la oportunidad de "cruzar algunas palabras" con una persona que, por no tener nombre, firmaba sus escritos como "Barbarroja":

(...)

Barbarroja:
I respecte a la carta al Papa, cadascun pot pensar el que vulga però eixa comparació que fas em pareix forçada, amb falta de respecte i feta només amb ganes de fotre. No se que vols que et diga, a més, diga el que diga aclarirem el mateix, que ja tinc experiència en estes coses

Tito Augusto:
..."cadascun pot pensar el que vulga...", es cierto, pero nadie puede decir, con razón, o sea, sensatamente, que una piedra es una naranja... por lo que hay que darle a las cosas su real significado... se piense como se quiera pensar...

..."eixa comparació que fas em pareix forçada...". Pues, que no te parezca: tan papa (y digno de respeto...) es "Benedicto XVI" como papa (y digno de respeto...) es "Pedro II", así como tan aceptadas son las circunstancias del uno como del otro, por los respectivos "rebaños". Que el Benedicto es más poderoso que el Gregorio... vale!; pero que estan los dos ahí, nadie lo puede negar! Y que se rigen por los mismos criterios, está patente. Y que les escuchan y siguen mogollón de gentes crédulas... ¿quien se atreve a negarlo, si no es tergiversando y mintiendo?...

Y en cuanto a la "falta de respecte", te digo que yo soy muy respetuoso hacia las personas, ¡de verdad!, pero no hacia los individuos "institucionalizados" (convertidos en "instituciones") que se aprovechan de la buena disposición de las gentes en creerLES, para cobrar de ellas el sustento de su parasitismo. El mismo respeto (¡ninguno!) me merece, por ejemplo, el conocido "vidente" Rapell, cuando se vale de la "creencia" de los incautos en sus palabras, carregadas de mágica sabiduria reconfortante para sacarles los 'cuartos'...

..."No se que vols que te diga..." - No quiero que me digas nada, Barbarroja! Me gustaria, eso sí, que tú y todo el mundo os paraseis en algunos momentos analizando la crudeza de las realidades que nos rodean y que los desaprensivos vienen enmascarando santurronamente, mentira tras mentira, argucia tras argucia, promesa tras promesa, simulando una abnegación y un amor al prójimo que jamás han sentido...

Tito Augusto