miércoles, febrero 01, 2006

MIS ESPANTOS

¡Qué espantoso espanto el que me espanta!

Rabia, dolor y pena
me invaden totalmente
al oir de cierta gente
que la Vida es la escena
creada y sostenida
por un "ser" omnipotente,
sabio, bueno, indulgente...
y duro y fiero si se tercia,
porque al Hombre no creyente
("homo sapiens bestial")
cómo a la bestia que arrecia,
hay que meterle en la senda
de la "divina enseñanza"
que, entre montes y dehesas
- entre liosas promesas... -
le llevará al corral
de la ""bienaventuranza"...

¡Qué espantoso espanto, el que me espanta!!

¡Si es que la gente que cree
no sabe pensar, y no piensa,
no sabe ver, y no ve
que en el mismo soportal
de tan pregonado corral
hay un aviso al que entra:
"DEJAD FUERA TODA ESPERANZA" !
(La frase bien conocida
del poeta italiano
es más veraz y certera
que la absurda parida
del "milagro mariano",
ese cuento más que hortera!)
Pero sigo en mi espanto:
¿ Cómo es posible que HOY,
con un pie aqui en la Tierra
y el otro ya en la Luna,
cómo es posible que HOY
haya gente que se aferra
con contumacia ovejuna
a la insensata opción
-sin vuelta de hoja en el credo-
de la falaz creación?...

¡Qué espantoso espanto el que me espanta!...