martes, mayo 23, 2006

CARTA ABIERTA

CARTA ABIERTA AL SR. D. FERNANDO MORALEDA
Secretario de Estado de Comunicación - Ministerio de la Presidencia

Admitida la credibilidad de los profesionales de la información de los noticiarios digitales, en su edición de 20/5/2006, no pude por menos que sentir un inesperado estremecimiento de confusa alegría, un grato soplo de esperanza al leer esos sus comentarios de usted (1), en una época en que millones de españoles se debaten con el inquietante sentimiento de impotencia ante las descaradas exigencias (2), la posición ostensiblemente antisocial (3) y las impunemente permanentes intenciones liberticidas de la jerarquia católica y sus indignantes y estúpidas descalificaciones de quienes procuramos contribuir a un mejor modo de vida en la Tierra... (4)

Tratandose, como se trata, de una organización independiente marcadamente falsaria, que se dedica a invadir la consciencia del ciudadano crédulo con fines de dominación "espiritual", arraigada en arcaicos conceptos contrarios a la pacífica evolución social y a la realidad de nuestra existencia, no tiene la iglesia católica (como ninguna otra) el más mínimo derecho a reclamar cualquier tipo de subvención para su subsistencia. La argumentación, según unos artificiosos voceros, de que la ICAR "ahorra al Estado anualmente más de treinta y seis millones de euros" a través de "sus" obras sociales es una pura y desvergonzada falacia, tanto en cuanto las contribuciones del multitudinario voluntariado, en trabajo y en bienes (5), y las considerables aportaciones altruistas de una buena parte de la populación pluri-religiosa y arreligiosa a las diferentes ONGs (por iniciativa propria además de a través del IRPF), dejan a esa organización católica al marjen de los gastos requeridos por tales obras sociales. O sea que, bien vistas las cosas (pero bien vistas) nos encontraremos con que, en realidad, la ICAR no desembolsa ni un centimo para "obras sociales", si bien tiene que ir deshaciendose de cantidades millonarias bajo el concepto de indemnizaciones a victimas de la pedofilia practicada por sus jerarcas...

Otra cosa es que variadas instituciones, tanto públicas como privadas, patrocinen y financien acciones de caracter social (¡de las que tambien es beneficiaria la propia ICAR!...) aportando "de lo suyo", sin exigir la "contrapartida" de subvenciones estatales ... (como es el caso, citando al azar, de "La Caixa" de Cataluña, que para este año presupuestó más de trescientos millones de euros destinados a la cultura y bienestar de amplios sectores de la sociedad española (6) ).

Pero de todo esto está usted sobradamente enterado, no solamente por la información recogida a lo largo de su carrera profesional sino por la percepción personal de "como se cuecen las habas" en esta España sufrida... "y católica"...

Mas lo malo, pero cierto, es que el conocimiento, tambien por parte de nuestro Gobierno, de ese "como se cuecen las habas" parece incidir en los ánimos del Ejecutivo actuando como su "arredrado consejero" a la hora de tomar decisiones historicas que, de una vez, liberen a la sociedad y al Estado de la perniciosa influencia de una organización que no tiene reparos en acometer ingerencias politicas capciosas y desestabilizadoras en los Estados donde debieran imponerse todos los principios autenticamente democraticos y laicos...

Sin embargo, y libres del temor a perder una preponderancia política o de incurrir en algún "desacato" en el concierto de las Naciones, existimos en España un considerable número de asociaciones de librepensadores plenamente dispuestos a emprender las acciones necesarias, justas, y legalmente reinvidicativas que nuestro Gobierno no puede/quiere/debe llevar a efecto, en aras de conquistar una total independencia socio-político-cultural a través del decidido repudio de los agentes que siguen coartandonos nuestras libertades democráticas, nuestros anhelos de convivencia cívica, nuestras aspiraciones de progreso social, cultural y técnico.

Estamos aquí, sr. Moraleda, diseminados por toda España, listos y prestos. "Ricos" en voluntariedad e intelectualidad, pero necesitados del apoyo de recursos funcionales que, por lo menos inicialmente, tan solo alguna institución, estatal o no, nos los puede proporcionar, dado su presumible alto coste en dineros, en el campo de un asesoramiento jurídico verdaderamente capaz, resolutivo, e implicado en las mismas proposicines que me atrevo a exponer en esta carta.
Agradeciendole el "grato soplo de esperanza" que me vino de sus palabras, le ruego que me dispense su comprensión al desear que esas palabras nos impliquen a todos en la consecución real de los hechos a que se refieren.

Le saluda atte.

Tito Augusto de Quintanilla y Mendoza
Jubilado, de 72 años, DNI 50310647
Miembro de FIDA (Federación Internacional de Ateos), de Europa Laica y de Ateos de Cataluña
taquimen@yahoo.es
www.vidatea.blogspot.com
* * *

(1) -http://www.elsemanaldigital.com/arts/51038.asp?tt=
y tambien
http://www.federacionatea.org/htdocs/enlaces.php?id=24
(2) -http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=247815
(3) -http://www.eluniversal.com/2006/04/06/int_art_06112D.shtml
(4)-http://www.informativos.telecinco.es/arzobispo_pamplona/iglesia/laicismo/dn24232.htm_
(5) -http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=12560
(6)- http://portal1.lacaixa.es/Channel/Ch_Redirect_Tx?dest=1-38-00-00000

miércoles, mayo 03, 2006

LOS ENEMIGOS PÚBLICOS

Los acontecimientos de muy variada índole que diariamente llegan a sobrecogernos, o no tanto, pueden, si a ello somos sensibles, compelernos a enfilar todo un cúmulo de reflexiones que nos persiguen día tras día, sin que atinemos a ponerles un punto final... Diriase que el subconsciente se empeña en llevarnos hasta la solución práctica y definitiva de un "affaire" ajeno que deseariamos ver gratamente resuelto, pero que el consciente "no lo ve tan claro" dentro de la complejidad implícita en la cuestión "apadrinada" como cosa a resolver satisfactoriamente para los intereses de la Comunidad. Tal es uno de los asuntos que "me traen de cabeza", y que me proporciona la siguiente reflexión:

De la misma forma que es del todo punible la acción delictiva de elaboración, comercialización y propaganda de seudo-fármacos, determinados analíticamente como perniciosos que atentan contra nuestra salud física -acción siempre dirigida a la obtención de fáciles y abundantes benefícios y a cuyos autores se les niega lógicamente cualquier derecho a ejercerla, por dolosa- así también debe ser considerada punible toda actitud promotora de la catequización, propagación y comercialización de "enseñanzas" destinadas a inculcar en la mentalidad de las gentes la aceptación de las "culturas esotéricas" bajo la denominación de "doctrinas de la salvación", cuyos mentores tienen por objetivo nada más que la consecución de una dominación "espiritual" capaz de aportarles jugosos réditos, de todo tipo, a través de las llamadas "técnicas de lavado de cerebro". Y cuando los mentores de tales "culturas esotéricas" se atreven, por todos los medios y a todos los niveles, a pretender subordinar las leyes sociales de los Estados a sus propios intereses de pervivencia fraudulenta, la peligrosidad devenida de ese atrevimiento no tiene más que una clasificación: amenaza de catástrofe social! Y ello porque el subliminal condicionamiento de la capacidad de raciocinio de muchas gentes no alcanza, "pese a todo", unos niveles de pseudología galopante universal... con lo cual se produce un grave desencuentro cívico-social-"espiritual" con las otras muchas gentes que permanecen inmunes a las "culturas esotéricas", quedando, así, servidos los entreméses de los conflictos sociales.

Por todo ello, en materia de religión (cuarto y mitad de la cosa esotérica, con tintes de universalista), lo que hasta hoy se considera "el derecho a difundir sus doctrinas" contemplado en la llamada "libertad religiosa" en el marco de los derechos humanos, no debe ser contemplado como un "derecho" dentro de los derechos humanos sino que debe ser inscrito en los códigos penales de los Estados y calificado como un delicto de suma gravedad cuya comisión atenta peligrosamente contra la salud mental de las personas y contra la esencia misma de la Vida, al desnaturalizar, a través de unas doctrinas "morales" liberticidas y antisociales, las realidades en las que vivimos. Y por otro lado, la insensata y repugnante intencionalidad patente en frases tales como: "Es un deber cortar toda comunicación con aquellas personas que se han alejado de la doctrina católica"(Joseph Ratzinger - http://www.lagaceta.com.ar/vernota.asp?id_seccion=8&seccion=&id_nota=153432 - ), hace manifiesta la peligrosidad social de individuos intelectual y emocionalmente desequilibrados, a los que hay que despojar del inmerecido ropaje de "personaje importante" y colgarles al cuello la chapeta de "ENEMIGO PÚBLICO", como aviso para toda la Humanidad. Y llevarlos a los Tribunales!