miércoles, mayo 03, 2006

LOS ENEMIGOS PÚBLICOS

Los acontecimientos de muy variada índole que diariamente llegan a sobrecogernos, o no tanto, pueden, si a ello somos sensibles, compelernos a enfilar todo un cúmulo de reflexiones que nos persiguen día tras día, sin que atinemos a ponerles un punto final... Diriase que el subconsciente se empeña en llevarnos hasta la solución práctica y definitiva de un "affaire" ajeno que deseariamos ver gratamente resuelto, pero que el consciente "no lo ve tan claro" dentro de la complejidad implícita en la cuestión "apadrinada" como cosa a resolver satisfactoriamente para los intereses de la Comunidad. Tal es uno de los asuntos que "me traen de cabeza", y que me proporciona la siguiente reflexión:

De la misma forma que es del todo punible la acción delictiva de elaboración, comercialización y propaganda de seudo-fármacos, determinados analíticamente como perniciosos que atentan contra nuestra salud física -acción siempre dirigida a la obtención de fáciles y abundantes benefícios y a cuyos autores se les niega lógicamente cualquier derecho a ejercerla, por dolosa- así también debe ser considerada punible toda actitud promotora de la catequización, propagación y comercialización de "enseñanzas" destinadas a inculcar en la mentalidad de las gentes la aceptación de las "culturas esotéricas" bajo la denominación de "doctrinas de la salvación", cuyos mentores tienen por objetivo nada más que la consecución de una dominación "espiritual" capaz de aportarles jugosos réditos, de todo tipo, a través de las llamadas "técnicas de lavado de cerebro". Y cuando los mentores de tales "culturas esotéricas" se atreven, por todos los medios y a todos los niveles, a pretender subordinar las leyes sociales de los Estados a sus propios intereses de pervivencia fraudulenta, la peligrosidad devenida de ese atrevimiento no tiene más que una clasificación: amenaza de catástrofe social! Y ello porque el subliminal condicionamiento de la capacidad de raciocinio de muchas gentes no alcanza, "pese a todo", unos niveles de pseudología galopante universal... con lo cual se produce un grave desencuentro cívico-social-"espiritual" con las otras muchas gentes que permanecen inmunes a las "culturas esotéricas", quedando, así, servidos los entreméses de los conflictos sociales.

Por todo ello, en materia de religión (cuarto y mitad de la cosa esotérica, con tintes de universalista), lo que hasta hoy se considera "el derecho a difundir sus doctrinas" contemplado en la llamada "libertad religiosa" en el marco de los derechos humanos, no debe ser contemplado como un "derecho" dentro de los derechos humanos sino que debe ser inscrito en los códigos penales de los Estados y calificado como un delicto de suma gravedad cuya comisión atenta peligrosamente contra la salud mental de las personas y contra la esencia misma de la Vida, al desnaturalizar, a través de unas doctrinas "morales" liberticidas y antisociales, las realidades en las que vivimos. Y por otro lado, la insensata y repugnante intencionalidad patente en frases tales como: "Es un deber cortar toda comunicación con aquellas personas que se han alejado de la doctrina católica"(Joseph Ratzinger - http://www.lagaceta.com.ar/vernota.asp?id_seccion=8&seccion=&id_nota=153432 - ), hace manifiesta la peligrosidad social de individuos intelectual y emocionalmente desequilibrados, a los que hay que despojar del inmerecido ropaje de "personaje importante" y colgarles al cuello la chapeta de "ENEMIGO PÚBLICO", como aviso para toda la Humanidad. Y llevarlos a los Tribunales!

4 Comments:

Blogger ADCL said...

Una de las acciones delictivas que se me ocurre en este momento: las posturas de la iglesia frente a la sexualidad y control de natalidad (sexo solo con la intención de reproducir!!!)... aunque ahora se supone que aceptan el uso del condón en última instancia para prevenir el SIDA, que patético... ¿Lo dicho por Ratzinger? sólo una pequeña muestra de la ineptitud e irresponsabilidad !!! definitivamente son Enemigos Públicos..., todo aquello que atente de alguna manera contra la humanidad y lo que nos rodea.

3:41 p. m.  
Blogger Claudia García said...

Por suerte ya Cascioli tuvo el valor de llevar a un farsante ante los tribunales. Ojalá y le vaya bien ante La Haya

11:19 p. m.  
Blogger sonia said...

...no debe ser contemplado como un "derecho" dentro de los derechos humanos sino que debe ser inscrito en los códigos penales de los Estados y calificado como un delicto de suma gravedad... Para que eso ocurra todo ese "concilio eclesiástico desjuiciado" tiene que adoctrinarse en arrepentimiento, en propósito de enmienda de los errores cometidos y en honradez y humildad, caray! Luego de haberlo conseguido, ya veremos... Ánimo en el encuentro con los compañeros ateos en Valencia, contra la opresión psicológica de la religión, por mi y por todos mis compañeros. A por ellos que son pocos y cobardes, Tito! (La refreska ha dicho)

11:24 a. m.  
Blogger irichc said...

Mejor fusilarlos primero y juzgarlos después. Así nos ahorramos problemas, como cuando la gloriosa República.

12:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home