domingo, diciembre 31, 2006

LA ICAR Y EL "NEGOCIO" DEL SIDA

Se confirma: El sida, ¡otra fuente de ingresos para la Acción Católica!

En las políticas de la 'santa sede' no se da punto sin lazada: siempre se esconde, en las manifestaciones-declaraciones-reivindicaciones-acciones llevadas a cabo por el clero, la irrenunciable y arcana estrategia de obtención de beneficios y réditos -imposibles de conseguir de una forma diáfana "socialmente correcta". Por ello nos cuesta trabajo, a los observadores del comportamiento de ese colectivo, atinar a las primeras de cambio con las verdaderas intenciones ocultas en sus actitudes socio-político-morales y los canales por los que discurren sus maniobras.

Seguramente, de "horrorosa perversidad" me van a tildar esos eventuales curiosos que me lean, a quienes les han colocado desde la cuna unas anteojeras religiosas de difícil extirpación. Pero la perversidad no es mía, señores: mía es tan solo la constatación de unos hechos que más tarde o más temprano se dejan ver en toda su cruda realidad. Y sigo:

Estará todavía muy presente en la memoria de todos la versión católica de la "obra social" de la llamada "Madre Teresa de Calcuta"... Pero, de los varios millones de dólares provenientes de patéticas expresiones de caridad "para la Obra de la Santa Madre Teresa" (y puestos a buen recaudo en diversos Bancos mientras los verdaderos destinatarios de tales donaciones, míseros, macilentos, putrefactos, carentes de asistencia medica y alimentaria, iban pereciendo miserablemente "reconfortados" por la demencial "Madre Teresa") ¿sabéis con qué "tajada" se ha hecho la 'santa sede' a título de "administradora" de los "'óbolos para los pobres de la Madre Teresa"?... De malvados va la cosa sacra, cuando de sacrílegos nos tachan a los que no comulgamos con la hipocresía...

En el capítulo "condones sí, condones no" en la defensa contra el sida, al no detentar la 'santa sede' el monopolio de la producción y distribución del artilugio su estrategia fue simplemente la de prohibir irrevocablemente el uso de la gomita, blandiendo todas las represoras estupideces susceptibles de ser asimiladas por las gentes. Con ello mataba dos pájaros de un solo tiro: por un lado frenaba el enriquecimiento de la competencia en el mercado de los preservativos, con lo cual podría hacerse, a través de los inescrutables planes divinos, con la parte de los dineros de los compungidos creyentes "desviada" de la compra de los profilácticos; y por otro lado garantizaba la pervivencia de la inmunodeficiencia en muchos millones de 'individuos desechables', cuya existencia seria a la postre la razón de ser de unas millonarias recaudaciones caritativas debidamente canalizadas en altos porcentajes hacia las arcas insaciables de la tesorería vaticana.

O sea que, resumiendo: contra el "condón", la postura de la ICAR no se ha fundamentado jamás ni en preceptos morales, ni en el derecho a la vida, ni en la dignidad de la persona, ni en la sacralidad del matrimonio, ni en las Cartas de Derechos Humanos, ni en leches. Eso sí, su ojo avizor para los negocios sucios queda, una vez más, y con toda impunidad, bien patente...

Y aquí está: lo de "a la postre" ya lo tenemos a la vista, confirmándose, pues, que el sida es otra fuente de ingresos para la 'Acción Católica' ¡y con la mínima inversión! :

http://www.padrepatricio.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1913